ABOUT Vacunas para Neonatos

Si el niño está hospitalizado cuando cumple los dos meses, debe ser vacunado teniendo en cuenta su estabilidad clínica. Se considera estable cuando se encuentra en fase de crecimiento sostenido, sin necesidad de ventilación mecánica, terapia para infecciones graves o esteroidea, sin alteraciones metabólicas, cardiovasculares ni respiratorias significativas. En los niños de menos de 28 semanas de gestación es muy frecuente que presenten a esta edad, en el curso de su neumopatía crónica, diversos acontecimientos cardiorrespiratorios como apneas, desaturaciones o bradicardias, por lo que es difícil definir en ellos la estabilidad clínica. El niño no debe haber presentado pausas de apnea al menos los 7 días anteriores a la vacunación y debe mostrarse estable respecto al resto de acontecimientos cardiorrespiratorios. La vacunación puede, de manera transitoria, empeorar su curso clínico, reapareciendo o aumentando el número de apneas o incrementando las desaturaciones o bradicardias. Una fecha concreta para plantearse iniciar las inmunizaciones son los 70 días de vida, debe estar monitorizado y si está próxima el alta debe vacunarse 48 o 72 horas antes. Si la situación clínica se prolonga y el niño cumple 4 meses ingresado, se tomarán las mismas precauciones. Si las circunstancias lo permiten se aconseja poner el niño al pecho o dar sacarosa oral durante la administración de las vacunas.